Era el último tren

Dejad de vociferar estúpidamente a los cuatro vientos que hay que “salvar el planeta”
Al planeta, lo único que le ocurre es que se está cansando de nosotros. Reacciona del mismo modo que harías tú si estuvieras invadido por una enorme masa de chinches que te pican y chupan la sangre.


Mejor gritad a los cuatro vientos que debemos salvarnos de nuestra propia estupidez, de nuestra ignorancia y egoísmo.
Se vislumbra un nuevo amanecer de cielos plomizos, de polvo y cenizas. Hemos perdido el último tren. Ahora ya no hay más remedio que sufrir.

Probablemente no llegaremos a la extinción, pero muchas generaciones vivirán, deseándola en buena medida.

4 comentarios sobre “Era el último tren

  1. Ni siquiera eso. El planeta se adaptará a otro funcionamiento con la perversión a la que hemos contribuido o pasará de la Humanidad para ser el espacio que la materia le obligue a ser. Los paganos seremos siempre los de dos patas.

    Me gusta

Tu opinión importa:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s