Deseos

Hoy siento la necesidad de expresar deseos. Muy en concreto, uno:

Queridos reyes magos:
Me gustaría mucho que mis amigos y por extensión todas las gentes; eso que los que tienen aire de nobleza llaman “pueblo” y los que además tienen mala leche, llaman “populacho” esos todos, dejaran de referirse al virus que está causando la actual pandemia (y también por extensión, todos los otros virus), llamándole bicho.
Y ya de paso, Padre, perdónalos porque no tienen ni pijotera idea de lo que dicen.


Los virus, queridos, no son clasificables en reino alguno: ni son animales, ni vegetales, ni minerales, ni españoles (que también tienen su reino). Son un simple artilugio orgánico, que a mi me gusta entender como un error de la naturaleza. A diferencia de lo que suele pasar con los seres vivos, los virus, se replican mas que se reproducen, pero con una particularidad que consiste en que deben hacerlo infectando una célula de un ser vivo.
Son una simple y pequeña cadena de pedazos de ácido ribonucléico o desoxirribunocleico (ARN o ADR) empaquetada en un envoltorio proteico. Y ahí se acaba todo. No se mueven, no se desplazan por si mismos, ni tienen ningún tipo de iniciativa. Su replicancia solo tiene éxito en función del comportamiento del dueño de las células que invade.
Expresiones como bicho o estamos alimentando el bicho, etc. son solo lluvia de confusión.

Queridos reyes magos:
Por favor, envía un poco de luz a esas mentes que solo hacen que quejarse. Por la mascarilla, por las restricciones de movilidad, por los confinamientos y por el poco acierto de aquellos que han aceptado la responsabilidad de “tratar” de controlar la pandemia.


Al parecer no quieren darse cuenta de que con todo, los logros alcanzados son espectaculares. Que traten por favor de reflexionar y concluir, que hubiera sido esto, sin ningún tipo de control y también que traten de imaginar lo que hubiera sido si todas esas medidas que tanto les molestan, se hubieran cumplido estrictamente. Posiblemente estaríamos antes otro paisaje y apuntando a un horizonte muy diferente.

No es buena cosa comparar pandemias, porque todas tienen particularidades que las hacen poco relacionables, pero aún y así, pensemos un poco en la Gripe llamada “española” (que de española no tuvo nada de nada). Ocurrió hace un siglo. Cien años más o menos.
Afectó mas o menos a la tercera parte de la humanidad; unos 500 millones de seres humanos. En aquellos momentos la población mundial sobrepasaba por muy poco, los 1.500 millones.
Murieron entre 50 y 100 millones de los afectados. (Difícil de precisar, entre otras cosas, porque el mundo en aquel momento estaba sufriendo la Primera Guerra Mundial y como se suele decir popularmente “el horno no estaba para muchos bollos estadísticos).

Hoy superamos los 7.500 millones de habitantes y la actual pandemia, de momento, ha afectado a algo más de 200 millones de personas, y los fallecidos “solo” son unos 4,3 millones. La diferencia es muy evidente, pero…
¿Podemos hablar de éxito?
–Pienso que no. Los avances en medicina en estos últimos cien años, son espectaculares, pero estamos en un escenario donde los cambios del comportamiento social, han avanzado muy poco (si no es que han retrocedido). La disciplina se confunde con la libertad coartada y el sentido de responsabilidad, brilla por su ausencia (Primero yo, después yo y los míos y si queda algo que lo pille el que llegue primero).

Ya lo decía Eudald Carbonell: Estamos muy lejos de adquirir la suficiente consciencia de especie.
Humildemente me atrevo a apostillar que posiblemente menos aún. Ni siquiera de tribu.-

3 comentarios sobre “Deseos

  1. Pues tienes toda la razón Ricard, el virus no es un bicho ni animal ni nada que pueda llamarse ser vivo, pero ya ves, nosotros los humanos no somos precisamente la cúspide de la evolución aunque nos empeñemos en serlo. Comparto contigo la idea de que solo sabemos protestar de todas las medidas que se toman y criticar cualquier decisión que se tome y pienso, que con las lógicas meteduras de pata, si no se hubieran tomado las medidas que se han adoptado, estaríamos mucho peor. Pero ya se sabe, nosotros, los sabios de la tierra, siempre tenemos que criticar si no, no seríamos nosotros.
    Ahora nos ha dado por decir que las vacunas no funcionan que la gente se sigue contagiando, si nos paráramos a pensar un poco, sabríamos que la vacuna no “impide” que el virus siga entrando en nosotros (pero no, las mascarillas ya sobran) y que una vez dentro, si no tuviéramos los anticuerpos generados por la vacuna, estaríamos todos en las puertas de las UCI por no caber en ellas, y que los síntomas que desarrollamos al infectarnos una vez vacunados, o no dan la cara o son mucho mas leves y podemos sobrevivir, pero no es mejor decir que la vacuna no funciona y seguir propagando el virus….
    en fin, que espero que tu deseo te lo traigan los reyes magos, porque lo que es nosotros, no lo creo.

    Un abrazo, Ricard.

    Le gusta a 1 persona

  2. Desde finales de 2019, hay mucha verborrea, poca claridad por parte de los científicos, por los colegios de médicos, sobre el SARS-CoV-2 , por los dirigentes políticos – sobre todo en nuestro país-, sin portavoces capacitados y sin criterios consensuados en sus directrices, sobre peligros, protección etc . y confusión y saturación en los medios, de comunicación…. No es de extrañar que la gente este harta, de escaladas y desescaladas, de vacunas y tramos de edad para vacunarse para lograr la inmunidad del “rebaño” .Hay gente “tocada psicológicamente,” y deseando que alguna vez puedan ir de un pueblo a otro, sin restricciones, nacionales, autonómicas o locales. y sobre todo que el personal medico-sanitarios, estén vacunados y tengan protección para no ser fuente de posibles contagios.
    Inmensa tristeza, me ha causado ver personas, solas, en urgencias hospitalarias, o habitaciones, donde un familiar, incluso vacunado puede acompañar a su familiar, o despedirse si puede fallecer.
    Me alegra que después de tu exposición, en agosto, recurras a los Magos, para que traigan un poco de luz “a los quejicas”, dices.
    Pero el tema es grave. Ni los mayores ni los jóvenes ( en general) estallan por capricho. Pueden ser imprudentes o no ver peligro, pero… no se puede permitir la llegada sin control de personal de otros naciones, que en allí estén controlados y con restricciones, y ” para salvar la crisis del turismo”, a qui se les permita todo y las televisiones difundan el desmadre.
    Libertad, si, pero directrices claras, y si fuera posible consensuadas desde la Comunidad E. Europea. O, ¿únicamente interesan las ayudas económicas?
    Ojalá Ricard, Reyes Magos no tengan que esperar al 6 de enero, para hacer realidad tu humilde deseo de salvar, al menos “la tribu” y algunos de los millones que estamos de camino.
    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Ojalá Ricard, Reyes Magos no tengan que esperar al 6 de enero, para hacer realidad tu humilde deseo de salvar, al menos “la tribu” y algunos de los millones que estamos de camino.
    Me importa mucho mas la especie que no la tribu. Pero es que además, es imposible salvar la tribu sin salvar la especie entera.

    Me gusta

Tu opinión importa:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s