testimonio

Tras la mascarilla, un paladar percibe las últimas notas del sabor de una cerveza fresca ya consumida. Antes de levantarse de la mesa, la mujer repasa su dispositivo por si algún mensaje hubiera quedado desapercibido o su notificación solapada por el murmullo de las gentes en la plaza del pueblo o por el griterío de los niños jugando. Se acerca la hora de comer.
Una copa vacía o quizás llena de los colores reflejados por aquella plaza de ambiente medieval y que toman una forma invertida en sus paredes de cristal, serán el testimonio que el fotógrafo guardará para si, antes de que un camarero se la lleve.

2 Comentarios

  1. Es que, antes de que recoja el camarero, el fotógrafo ha sido capaz de llevarse todo en un instante, la copa y el ámbar de la cerveza, la plaza medieval, la mascarilla y el intento de descubrir el último mensaje posible antes de levantarse de la mesa. ¡Cuánta historia dormida en el tesoro del archivo de esa instantánea!
    ¡Me encanta!

    Me gusta

  2. Enhorabuena: has sabido llenar esa copia, con la magia de la fotografía, de un montón de posibilidades, para una historia bella y distinta.
    A eso también le llamo poesía.
    Magistral.

    Me gusta

Tu opinión importa:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s