Controversias


Esto no es fotografía —me dicen algunos “estupendos”
Y yo, jamás discuto directamente con nadie, alrededor de la polémica que suscita esta cuestión. Me limito a tener mi opinión, sin necesidad de defenderla.
Desde luego, cada cual tiene el total derecho de entender la Fotografía como más le apetezca, pero mucho cuidado, porque esa actividad humana, la Fotografía, es muy amplia. Tanto que ya empiezan a ser pocas las áreas en las que de un modo u otro, no esté implicada. Si tenemos esto en cuenta, me parece de una ignorancia más que evidente, tratar de negar como auténtica fotografía, cualquiera de esas áreas. Sea ésta documental, científica, industrial, comercial, médica, social, y especialmente la artística.
Circula entre las masas, una idea que pretende minusvalorar cualquier fotografía que haya sido modificada, alterada, editada, retocada o como quieras llamarlo. Se trata de un “purismo” que empezó a extenderse a partir de que en determinados concursos de fotografía periodística, se demostró que imágenes que destacaban por su espectacularidad, la habían conseguido, no por medios directos, sino alterando los contenidos con medios digitales.
Efectivamente, en esta área de la Fotografía (Documental/Periodística) las alteraciones son un engaño grave.
Pero, ¿puede aplicarse la misma ética en las bellas artes o fotografía artística?
Mi opinión es que en este campo, el trabajo que se hace a partir de una toma fotográfica es el valor fundamental y la imagen obtenida y que “reside temporalmente” en el sensor (o película) no es otra cosa que la materia prima con la que con imaginación, sensibilidad y un proceso complejo de alteraciones, añadidos y sustracciones, dará como resultado una imagen que el artista considerará “acabada”
En otras áreas fotográficas, no; pero en la fotografía artística, una cámara no puede finalizar (acabar) una expresión artística.
Hubo un tiempo en que a la palabra “foto” se le solía añadir la coletilla de “conseguida”. ¿Porqué?
Porque en aquellos tiempos, las cámaras ni siquiera tenían un fotómetro que pudiera calcular la exposición correcta para la obtención. Inclusive era preciso “calcular a ojo” la distancia sujeto/cámara. Estábamos muy lejos de tener una ayuda como un telémetro o la tecnología que hoy llamamos “autofocus”. Por eso se hablaba y se valoraba y era motivo de un cierto orgullo, de “foto conseguida”
Pero hoy en día, ¿puede haber algo más aburrido que ver como un dispositivo electrónico, con sus microprocesadores, responde al hecho de apretar un botón y mirando una pantallita, obtiene imágenes con una resolución y brillo cromático que nuestros abuelos ni siquiera imaginaban?
Ciertamente los que han tenido que vivir las experiencias que he descrito, usando cámaras primitivas y han visto con el paso del tiempo como iban llegando los avances de la tecnología fotográfica, hoy lo disfrutan mucho más e inevitablemente, los que albergan en sus sensibilidades la creación artística, no pueden ni deben -creo- sustraerse de las posibilidades que la digitalización les ofrece.

Cuando el impresionismo apareció estableció un estilo pictórico (Francia, segunda mitad del siglo XIX). que abandonó la pureza reproductiva del trazo para fijarse mucho más en la experimentación con la iluminación El manejo de la luz se considera como un factor crucial para alcanzar belleza y balance en la pintura y no tanto la finura del detalle de las formas. Los críticos se mofaban aconsejando a los artistas, una visita al oftalmólogo.

3 comentarios en “Controversias

  1. Acabas de decir las palabras claves en la respuesta al comentario de José Manuel:
    La búsqueda de nuevas formas artísticas, ha sido de siempre donde han ido a hozar los mal llamado “puristas”, que debían llamarse “casticistas inamovibles”.
    Ha pasado en la pintura, la poesía, la novela, la música, el flamenco y obviamente en la fotografía.
    Lo resumiré en un refrán conocido: “el que no busca, no encuentra”.
    De manera que ¡a seguir!

    Me gusta

  2. Cierto, Ricard, el artista transmite lo que hace, y lo deja ahí, para quien lo quiera apreciar. La vista, la apreciación y el juicio dependen de cada sujeto. Hay tantas posibilidades, como seres humanos. No a todos los humanos les gusta la miel. Las abejas nunca se han reunido para juzgar a los humanos. Por eso siguen trabajando y hacen bien lo que saben hacer.
    ¡Ánimo! sigue haciendo lo que quieres y lo que sabes.
    Un abrazo y Feliz Pascua.

    Me gusta

    1. No leas mi entrada en clave de protesta. Te puedo asegurar que este asunto no me altera ni lo más mínimo. Es solo recordar y recordarme la falta de cultura de imagen que impera y la facilidad que algunos (demasiados) tienen para hablar de lo que desconocen o de opinar “de oídas”
      No se trata de si gustan o no, las fotos. Si se tratara de eso, no habría nada que decir. Se trata de como de fácil es caer en dogmatismos.
      Pero realmente esto, es la historia del arte, desde siempre.

      Me gusta

Tu opinión importa:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s