El rocío

Por debajo de la altura de nuestros tobillos, a ras de suelo, hay un mundo inimaginable. Es uno de mis terrenos de caza favorito. Rara vez me fijo en el reino animal; no me interesa. Me interesa la magia de lo minúsculo y cercano. Me seduce el juego de luces que se esconden en ese nivel.
Para adentrarse en ese universo es mala cosa, sufrir artrosis. Duele levantar un buen número de veces ese quintal de humanidad que habito, o apoyar codos o rodillas. Pero si no es así, no hay nada que hacer; nada que valga la pena.
La mayoría de las fotos que hace la gente corriente, de sus hijos, las hace desde un plano más alto que el propio niño y el resultado es una toma descendente que ofrece al final, la imagen de un pobre niño cabezón y desproporcionado.
Solo con agacharse y tomas las fotos desde la altura de los infantes, el resultado es mucho mas agradable.
Con ese mundo al que le di el nombre de Vegetalia, ocurre algo muy parecido. Unas hierbas como las de la fotografía, se encuentran abundantemente en nuestros campos y alrededor de los caminos. Vistas desde la altura de nuestro cuerpo erguido, tienen poco interés, pero si somos capaces de vencer, mejor dicho, tratar de olvidar, los dolores y nos agachamos, entonces se abre todo un libro de fantasías y abstracciones, sinfonías cromáticas y texturas exquisitas.

5 comentarios en “El rocío

  1. Es una suerte que ese “mundo inimaginable”, lo podamos compartir con personas como tú, que lo hacen, si cabe, más bello.

    Fuerte abrazo Ricard.

    Me gusta

  2. Basta con sentarse en el suelo (si el culo soporta el rocío, que esa es otra) para tener una perspectiva absolutamente diferente. De unas plantas, de un paisaje superior, de las raíces, del cielo, sí señor, del cielo. Lo practicaba de niño y joven, cuando aún no tenía una máquina de fotos, pero tenía entonces los ojos en buenas condiciones. Me apetecía entonces practicar diálogos con los mundos sutiles del suelo y casi subsuelo (los chapoteos de las ratas a la orilla del río eran alucinantes) y probablemente no eran sino monólogos con la excusa de esos otros paisajes ínfimos pero sorprendentes y bellos.

    Que te cunda el ojo visor en tu Vegetalia Planet.

    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Te asiste la experiencia, la maestría y el entusiasmo para dejar esta lección- impagable en mi opinión-. Tal vez incluso ha sido pagada a un alto precio, y lo has pagado generosamente, poner tu humanidad a la altura de los humildes “vegetalia” y una gota de rocío. Y una vez más, el artista ha eclosionado: “abre todo un libro de fantasías y abstracciones, sinfonías cromáticas y texturas exquisitas”. ¡De verdad no se puede decir más, ni de forma más descriptiva y sencilla!.
    Me encanta y me descubro ante la foto y la palabra que termina tan maravillosamente lo que has escrito y descrito. Tiene tanta fuerza y se compenetran tanto, foto, poesía y humanidad, que me descubro y envío un gran abrazo, a tu anatomía maltrecha que encierra un alma inmensa y noble.
    Es lo que siento, amigo.

    Me gusta

  4. Te entiendo bien, tanto en lo de sacar las fotografías a ras de suelo, que es como me gusta hacerla, como en lo de la artrosis, jajajaja, a menudo me tienen que ayudar a levantarme :))
    Una fotografía preciosa.

    Un beso.

    Me gusta

Tu opinión importa:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s