Sant Marti Sacosta

Cuando era un niño, vivíamos aproximadamente a unos 80 metros a la izquierda de la parte superior de esta escalera. Ese portón desvanecido tiene a 15 metros, también a la izquierda, la entrada del Seminario de Girona, ahora totalmente convertido en complejo universitario. La iglesia anexa a ese antiguo seminario es la “Esglesia de Sant Marti Sacosta” cuyos orígenes se remontan al siglo IX aunque la ultima remodelación ya nos lleva al siglo XVI.
Me resulta difícil explicar que siento al recordar. Este era en mi niñez y hasta la adolescencia mi patio de juegos. Eran aquellos tiempos en que vivíamos en la calle. Sin televisión, nuestros entretenimientos circulaban alrededor de la pandilla. Chavales ( y también chavalas) de edades parecidas que formábamos nuestro clan. Esas escaleras y sus alrededores eran en nuestra imaginación un castillo medieval en el que luchábamos por una supuesta defensa de los sarracenos que no eran otros que los chavales que vivían en la parte baja, conocida como la Cort Real.
Eran auténticas guerras, en las que jamás había heridos ni prisioneros. Que nobles que éramos!
También era docenas y docenas, los pintores, en aquellas épocas, que montaban su caballete, justo donde ahora vemos esas sillas y mesa. Pintaban el conjunto monumental. Un icono de la ciudad antigua. A mi me gustaba ver como trabajaban sus lienzos. Ellos, divertidos y bromeando con el niño que era, me pedían opinión. Opinión que por supuesto no sabía dar.
Ahora, la zona se ha convertido en la terraza de una cafetería (El Bistrot de Girona) muy concurrido en las tarde y noches del verano.
Con la fotografía en la pantalla del editor, surge como casi siempre esa necesidad de crear una imagen diferente de la que la cámara captó. Entonces entran en escena, mezclados con los pinceles, las gomas de borrar, los selectores digitales, el tampón de clonar, etc. etc, un sinfín de emociones que no se pueden plasmar. Y de nuevo entiendo a los pintores impresionistas y entiendo a Claude Monet cuando comentaba que era imposible satisfacer la necesidad de plasmar las impresiones de las cosas. —Solo podemos aproximarnos a lo soñado— decía.
Se que es difícil de entender. Tanto como difícil es explicarlo bien. Pero ese proceso de creatividad que conlleva el tratar de plasmar ese mundo que vive en el mental, entre el consciente y el subconsciente hace que tomar una fotografía sea solo algo parecido al proceso de un escultor que pretende esculpir una obra. La toma fotográfica solo es, como comprar el bloque de piedra. Luego hay que martillear. Y es maravilloso.
Por eso persisto con este proceder fotográfico que no todos entienden o aprecian. Pero persisto y desde luego, yo, no me cortaré oreja alguna.

6 comentarios en “Sant Marti Sacosta

    1. No hago esa interpretación directa. En realidad, lo que intento (y es difícil) es explicar como es el proceso creativo de este tipo de fotografía interpretativa o impresionista, que surge de una mezcla de emociones, recuerdos, sensaciones e incluso fobias y filias. Las batallas, son solo un ejemplo de los “inputs” que me motiva a expresarme en imágenes como esa. Ya digo; es complicado.

      Me gusta

  1. Aunque no hubieras escrito nada la imagen habla bastante. Esa evanescencia fotográfica, ¿no representa de algún modo el tiempo de infancia perdido? Cuánto me gusta.

    Me gusta

  2. La obra trabajada del bloque que la cámara arranca a la realidad, necesita un maestro con una imagen sutil y trascendente, que después del último toque parece ingrávido, impresionante y semejante a un sueño.
    No hay duda que dominas el arte de la imagen fotográfica, y consigues acercarnos tus infantiles vivencias y el relato de las mismas, traspasando, primero los siglos, luego los años y dejando una pregunta a los ojos actuales, la pregunta que te hacían los artistas, cuando te acercabas a contemplar la obra.
    Tampoco yo sabría responder.
    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Cierta magia me había regalado esta fotografía en Instagram, ahora acompañada de tu sentir- a veces inexplicable – de lo vivido, cobra más fuerza. Es preciosa.
    Un abrazo Ricard.

    Me gusta

  4. Sigue “impresionando” con tus fotografías y no te cortes la oreja. Y al paso relátanos esas vivencias infantiles que son las que nos hacen ser lo que ahora somos.
    Saludos.

    Me gusta

Tu opinión importa:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s