Sin categoría, Sociedad

Preguntas incómodas

Hay tanta porquería por recoger, que quizás sería una buena idea hacer del barrendero un titulado universitario.
Cuando Hitler empezó a promover su partido, sus meetings encendían discusiones sobre la libertad de expresión. Hay que poder decir todo, se argumentaba y casi un siglo después seguimos con la misma pamplina. Se tiene que poder decir todo. Sabemos como acabó entonces, el poder decir todo. Sabemos las consecuencias de mirar hacia otro lado y del “no será para tanto”
Más allá de la nefasta idea de que la democracia es solo y sobre todo política de partidos, están los valores éticos. Y si se olvida su importancia, la sangre, sudor y lágrimas, están servidos. En bandeja.
Un país que quiere dejar escondida su memoria histórica ocultando lo que no le gusta y exaltando lo que le gusta es un país condenado. Un país cuyos ciudadanos tragan y toleran la mentira constante, es un país que se envenena así mismo.
Estos días en que en Catalunya estamos con convocatoria a elecciones, me ha horrorizado el discurso de odio y mentira de la extrema derecha, pero más aún, me asusta el “no pasa nada“, la idea esa de que “Es que estamos en campaña
No es bueno mirar para otro lado. O cogemos la escoba o sufriremos.

6 comentarios en “Preguntas incómodas”

  1. Lo que se hizo en el pasado tuvo su valor, siempre relativo, por supuesto. El problema es que muchos pusimos excesivas expectativas. Y bastante fantasía. No entendimos qué era la historia, qué era este país, no entendimos el doble juego de la política, la correlación de las fuerzas de poder, ni preveíamos la influencia de todos los cambios que han llegado después que por una parte dan y por otra quitan. Estuvimos limitados y no hay que sentirse frustrados. Pero ahora tenemos cierta visión hacia atrás, tal vez los de cierta edad ya no nos dejaremos engañar, pero ¿y las generaciones que han venido después? Doy por bueno lo que se hizo y el papel que jugamos, y además, qué coño, la historia es así, es eso: que las cosas siempre son como son porque no han podido ser de otra manera. Ahora bien, comparto sensibilidad contigo sobre el ocultamiento del pasado. Es una de las lacras de la sociedad española tradicionalmente.

    Me gusta

Tu opinión importa:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s