Filosofando sobre Macrofotografía

Un clic sobre cualquier imagen te lleva al modo presentación y tamaño óptimo

Muchos fotógrafos, aficionados e incluso algunos profesionales, han entendido la Macrofotografía como una especie de “competición deportiva” en la que los vencedores son aquellos que consiguen las mayores relaciones de reproducción.
¿Qué es la relación de reproducción?
Bueno, en palabras llanas, la relación de reproducción, es como bien dice, la relación que hay entre el tamaño real de un objeto (o sujeto) fotografiado y el tamaño que tiene su imagen capturada en el soporte fotográfico (por ejemplo el fotograma negativo de las antiguas películas fotográficas, o una diapositiva).
Así por ejemplo, si capturo la imagen de una mosca, con una óptica capaz de que la imagen resultante en el soporte (película, sensor, etc) sea exactamente el mismo que el de la mosca, habré obtenido una imagen, con una relación de reproducción 1:1 (también expresado como X1). Hay una cierta polémica en el modo en que debe expresarse este valor cuando se trata de sensores, pero no lo abordaré para no hacer excesivamente larga esta entrada.
Por supuesto que el modo en que cada persona entienda la Macrofotografía, no es algo cuestionable. Al igual que la Fotografía en general, cada persona centra sus intereses en temas o géneros muy variados. Para algunos, la fotografía macro enfatiza en lo científico, para otros se trata de fotografía industrial, médica o de investigación, así que nadie puede decir absolutamente nada sobre la “competición que mencionaba al principio” Pero si me atrevo a decir que cuando la magnificación (obtención de valores altos) se convierte en una obsesión, además de dinero, se pierde disfrute si se es aficionado. El profesional ya sabrá lo que le conviene por la cuenta que le trae. Al aficionado le diría que no se obsesione con equipos potentes, al menos no, mientras no haya agotado el enorme campo que encontrará en los mundos de aproximación y es que hay un mundo espectacular y “muy fotogénico” en las distancias que provocan factores de reproducción del rango entre 0,5:1 y el 2:0. La visión de las cosas, flores, insectos, objetos cotidianos etc, es simplemente maravillosa y al no ser tan exigente técnicamente hablando ofrece una cierta relajación que su creatividad personal podrá aprovechar para manifestarse.
En la galería que acompaña esta entrada puedes ver algunos ejemplos, entre los que quiero destacar las abstracciones que parecen cristales de colores y que en realidad son pequeñas porciones de papel celofán (envoltorio transparente de una cajetilla de cigarrillos) y que al recibir luz polarizada descomponen los colores.
También esas gotitas que componen otra abstracción que cuando se ven en gran formato son espectaculares y decorativas. En realidad son el resultado de macrofotografiar una pequeña porción (pocos milímetros cuadrados) de la superficie de una botella plástica de agua puesta al sol y que ha provocado condensación en el interior. Esas son gotas de esa condensación.
Yo invitaría a cualquier usuario -incluso de un simple teléfono móvil- a explorar hasta que punto su lente puede acercarse a las cosas. Descubrirá un mundo nuevo.

Nota: La imagen destacada de cabecera no es otra cosa que el resultado de mezclar y agitar, tinta china de colores rojo y negro sobre aceite de girasol y algo de vinagre de vino blanco.

Sit tibi terra levis

Deja que la tierra te sea luz.
La Macrofotografía es una práctica que te puede acercar a la naturaleza. Jamás he tenido mejor ocasión para oler la fragancia de la hierba húmeda y el olor rancio de los hongos. Tumbado en los bordes de los camino he descubierto un mundo que emociona.

4 comentarios en “Filosofando sobre Macrofotografía

  1. Tuve mi época de macrofotografía y creé un blog para ello. Es algo apasionante y absorbente, pero lo hice sin demasiados conocimientos técnicos. Fueron unos meses en que observaba todo de otro modo. La fotografía te hace observar las cosas de un modo específico sea retrato o fotografía callejera o del firmamento o macro…

    Me gusta

  2. Gracias de nuevo por todo lo que nos enseñas. Es difícil encontrar pasión en lo que se hizo, cuando los años se empeñan en “cerrar los objetivos”.

    Me gusta

  3. Creo que tus fotos, tu afición y tus amables-pequeñas-enseñanzas, terminaran por incrementar el numero de amantes de las fotos en todos sus formatos y categorías. ¡Sería un logro!
    Un abrazo sin celofán, para no distorsionarlo con la luz.

    Me gusta

    1. Bueno, ya que lo mencionas, algo de eso creo que es real. Entre 1980 y 1998, compaginé la labor profesional con actividades de docencia fotográfica. Luego ya fué más esporádico, pero siguieron. Eran cursos de iniciación a la Fotografía que incluían laboratorio.
      Unas cuantas centenas de alumnos, algunos de los cuales, luego siguieron hasta llegar a profesionalizarse.
      No lo oculto, me siento orgulloso de esa labor.

      Me gusta

Responder a Ricard Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s