Fotografía

A vueltas con Instagram

La noticia hoy llega desde los Estados Unidos. Al parecer hay en curso una demanda contra Facebook, por parte del gobierno que busca obligarle a que venda Instagram y WhatsApp.
Reguladores federales y fiscales de más de 45 estados, demandaron este miércoles a Facebook por lo que consideran prácticas monopólicas para absorber potenciales competidores y asfixiar la libre competencia.
De Whatsapp no voy a hablar. Deseo centrarme en Instagram, que me interesa como amante de la Fotografía y porque esa plataforma, queriendo o sin querer, tiene una influencia de peso en la cultura fotográfica.
Obviamente no me voy a meter en los vericuetos de una legislación que no conozco ni de la que no soy ni mínimamente experto. Como se suele decir: “carne de abogados”
Solo quiero opinar; al fin y al cabo, es gratis.

Instagram empezó siendo una plataforma donde las niñas enseñaban su trasero reflejado en el espejo. Eso es así. Luego llegaron millones de gatos, las piernas al sol en las playas del mundo y unas cuantas gilipolleces más que seamos honestos, le dieron fuerza a la plataforma y muchos millones de usuarios. Con el tiempo y aunque Instagram estaba pensado para ofrecer fotografías obtenidas con el móvil, los recursos tanto de Android como de IOS, fueron añadiendo posibilidades y la consecuencia fue que tímidamente, empezaron a asomar aficionados mas avanzados y algún profesional, que utilizaba Instagram para mostrar sus trabajos e indirectamente sugerir la visita a sus webs, donde poder observar las fotos a mayor tamaño.
Opino que la cosa, se empezó a estropear cuando añadieron la posibilidad de mostrar videos cortos.
Y ahí, en ese punto, es donde la voracidad imparable de Mark  Zuckerberg lo fastidió todo.
Sinceramente, hoy en dia, en ocasiones no sé bien si estoy en Instagram o estoy en Amazón o Ali Exprés. Es una maldita tienda para vender chiches y chuches. Una mierda.

No me escondo de opinar que Instagram estaría mejor con otro dueño.

1 comentario en “A vueltas con Instagram”

  1. Cuando habla un conocedor, deberían escucharle, por lo menos. La fotografía, como arte, debería tener un medio de expresión sin los devoradores de chiches y de chuches. Por lo menos enseñaría obras que podrían adornar no solo las paredes de una casa, sino también tener su espacio en lugares emblemáticos e incluso en museos. (¡Cuando la política saque las manos de ellos!)

    Le gusta a 1 persona

Tu opinión importa:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s